Siete propósitos mindfulness 2017

- 31 dic 2016 -
Hoy, la nochevieja de 2016, es un buen momento para recordar lo bueno del 2016, lo malo y que no deseamos repetir y tomar el año nuevo como un nuevo inicio.

2017, será sin duda, el año del mindfulness. Año en el que - al menos en México - lo vamos a necesitar. Si queremos una vida sin angustias, hay que olvidar el pasado que ya no está entre nosotros (como tampoco están Juan Gabriel, Leonard Cohen, Prince, la gasolina barata, ¡la princesa Leia Organa!, Obama de presidente, etc.) y no temer en demasía el futuro (Trump estará en la presidencia de USA and who will pay for the wall?, gasolina carísima, inflación disparada, etc.) Vamos a encarar un cambio de circunstancias actuales. Ayudará recordar el elemento agua y tener adaptabilidad al recipiente que nos contiene.

Los propósitos típicos para cualquier año nuevo son bajar de peso, ir al gimnasio, dejar de fumar, beber o comer tanto. Estos propósitos tienen que ver con nuestro cuerpo, nuestro vehículo físico y están bien. Sin embargo, ¿dónde queda la estabilidad psíquica, emocional, que tanta falta hará en 2017? Si queremos cambiar el mundo exterior, un buen inicio es ir desde nuestro interior. En Ritual México estamos proponiendo siete propósitos mindfulness para recibir este 2017.

1. Practicar al menos 5 minutos al día. Respiración y atención presente, de preferencia por las mañanas. Sólo con eso, sintiendo el cuerpo e identificando los lugares de tensión.

2. Eliminar elementos tóxicos, y pienso no sólo en el entorno físico, sino sobretodo de nuestro entorno virtual, digital. Amigos, páginas de noticias, blog de actualidad, vídeos de Youtube. Grupos de Whatsapp, ¿por qué le dedicamos tanto tiempo a asuntos sin importancia?

3. Desconectar el mundo virtual, conectar el mundo real. Copiar el tema de las alertas en el móvil, y ajustarlas a nuestro entorno: colocar un letrero en el refrigerador, a la salida de casa, en el volante con letreros que digan “Atención”, “Presente”, “Respira”, “mindfulness”.

4. Mindfulness en medio de la congestión vehicular. Colocar un trigger en el volante, en el tablero de instrumentos para devolvernos al presente. No tiene caso incomodarse con ello. Los colores de los autos, ¿responden a un patrón?

5. ¡Ser uno de los instrumentos de la felicidad en el mundo! Ya tenemos diputados, senadores, alcaldes, burócratas, narcos, Donald Trump que ponen a prueba nuestra paciencia, nuestra resistencia emocional. ¡No seamos otro instrumento de la entropía negativa!

6. No olvidarnos del planeta, que es nuestra casa común. Recomiendo el documental Before the flood, de National Geographic con Leonardo di Caprio. O leer la encíclica Laudato Si, del papa Francisco, seamos católicos o no. ¡Es un gran documento lleno de datos científicos!

7. Agradecer la vida, la salud de nuestro cuerpo. El vehículo de nuestra alma. ¿Nos hemos puesto a pensar cuánto dinero ahorramos estando sanos? ¿cuánto cuesta una diálisis? ¿Una operación a corazón abierto? ¿Un riñón? Seamos conscientes de ello y mantengamos una actitud mindfulness antes de hacer una cena rica en grasas y carbohidratos. Claro que se vale algunas ocasiones, ¡pero no a diario!

2017 parece un año difícil. Sin embargo, si mantenemos un estado mindfulness, podremos tener una vida más agradable. ¡Espero nos veamos aquí en 2017!

Mi nochebuena 2016: en un funeral

- 24 dic 2016 -
“Los caminos del Señor, son inescrutables”.

La frase que da inicio a este post, la he escuchado infinidad de ocasiones.

Ayer viernes 23, por la noche, hicimos los preparativos para la cena de esta nochebuena: pasta con salsa de tomate con finas hierbas italianas. Compramos pasta integral, jitomate. Albahaca, tomillo y demás, forman parte de mi huerto personal. Tuve una discusión acerca de una de las posibles invitadas a la fiesta de esta noche: no tiene automóvil, llevarla y traerla cuesta cerca de una hora. Mejor no la invitamos, ¡es lejísimos llevarla y regresar de allá!

Hoy por la mañana, cerca de las 8 AM, una tía de mi esposa llamó a casa: una hermana suya murió hoy, 24 de diciembre, en la madrugada. Son las 20:35 y esto no ha finalizado. Conseguir iglesia para la misa de cuerpo presente, ha sido un verdadero trajín: mañana domingo sólo hay misas celebrando el natalicio de Jesús, el Salvador del Mundo.
Trato de estar aquí, en la funeraria en estado de #mindfulness: hay dolor, resignación, lágrimas, rosarios, voces quedas, más rezos. Olor a flores, asientos de piel o imitación piel, abrazos, palmadas, choques de manos, más abrazos, gritos de bebes, charlas inconexas.

En lo personal, ¿qué mensaje me entrega la vida con esta situación? Lo pienso, lo siento y difícilmente estaríamos aquí de no ser por esta circunstancia. No hemos compartido nunca una cena de navidad. Vamos, ni una llamada en esta fecha. Las familias, los amigos tienen altercados, problemas, etc. Una de las hermanas de la fallecida, ha llorado sin consuelo. Hace unos días, su hermana la llamó por teléfono, y ella no tuvo tiempo de atenderla por estar regando las plantas. Hoy, se arrepiente y con dolor piensa: ¿por qué no le tomé la llamada? ¿Por qué no pude despedirme de ella de una manera distinta? ¿Y si ya sentía su partida y llamó para contarme algo por última vez?

La gente que vino antes, ha comenzado a dejar este recinto. Van a celebrar con su familia. Romeritos, pavo, espaghetti a la bolognesa, bacalao a la vizcaína. Tal vez pozole, tamales, buñuelos, pollo. Cada quien, según sus posibilidades. O su entender. Ya veo memes en Facebook cómo serán los festejos: ¡les deseo feliz navidad antes que me ponga hasta la madre! (Nota: hasta la madre, es la denominación mexicana para decir embriagarme hasta perder la razón).

Quien lea esto en navidad, o cualquier momento de la vida: no olvidemos que nos podemos ir de aquí en CUALQUIER MOMENTO. Seamos conscientes de ello. Hoy, paso mi nochebuena en una funeraria, algo que ayer, al irme a dormir, no pensé que podría ocurrir. Una actitud #mindfulness, ayudará y mucho.

Cico tips de mindfulness para navidad

- 23 dic 2016 -
Se llega el tiempo de navidad, y con ello festividades, reuniones y una interacción diferente con personas y familiares. Sin embargo, como toda interacción humana, algunas situaciones nos incomodan, y ello no nos permite disfrutar como debiéramos debido a:
  • Familiares incómodos.
  • Vestimenta, propia y la de los otros.
  • Regalos o intercambios.
      Para pasar mejor estas festividades, ayuda el estado de #mindfulness.

      CINCO MANERAS DE DISFRUTAR ESTAS FESTIVIDADES CON AYUDA DE MINDFULNESS



      1. No albergar expectativas. Si esperamos algo, vamos con un prejuicio, y no nos permite ver lo bueno que puede ocurrir. Si desde antes ya vamos con el pensamiento, “ojalá no vaya la pesada de …”, “espero que no me sienten al lado de…”, ¡la reunión se vuelve una carga desde antes y después! Cuando nos lleguen estos pensamientos, colocarnos en el momento presente.

      2. ¿Cuántas personas querrían estar en nuestro lugar? No me gusta el relleno de pavo. El bacalao está muy salado. ¡A qué hora puedo volver a mi tablet, a mi xbox y no estar soportando esta faramalla! Cuando algo no nos guste, inhalar profundamente y preguntar, ¿cuántas personas querrían estar en nuestro lugar? ¿Hemos pisado por una funeraria, un hospital en estas fechas? ¿Un albergue de indigentes o damnificados? Nuestra incomodidad será temporal, pasajera. Para otras personas, ¡la incomodidad es a diario y sin visos de solución!

      3. Al momento de los regalos, el roperazo es una muestra de lo generosos que hemos sido. ¿Con qué ánimo elegimos los regalos de navidad? ¿Es también un roperazo? ¿Un mensaje para el destinatario? ¿Nos conoce la persona que nos va a dar algo? Aunque es muy probable que la mayor parte de las personas se vayan muy contentas si les obsequiamos una tablet o un iPhone7, es probable agradar sin caer en el consumismo. ¿Conocemos a nuestro destinatario y buscamos agradar? Una tarjeta escrita a mano o a máquina mecánica, una cena para dos en algún comercio local, de barrio son alternativas viables y que dejarán un recuerdo positivo en los demás.

      4. Los demás son tan importantes como nosotros. No tienen por qué darnos gusto en todo. ¿Cómo sería una festividad así, dándonos gusto a nosotros en exclusiva? ¿por qué habría de ser así? Una fiesta donde sólo vayan quienes apreciamos, ¿cómo sería para los demás? Sin la prima que tanto adora nuestra querida tía, sin la ensalada thailandesa que con tanto esmero prepara Julita aunque a pocos les gusta. etc. Una vez más, mindfulness en estas situaciones. Algún día, hablaremos de ello y aunque hoy lo abominemos, vamos a extrañar.

      5. Make them happy! ¿Por qué no probar una navidad así? Nuestro objetivo: agradar a los demás en la medida de lo posible. Ser el instrumento del universo para entregar la felicidad a los otros, ¿qué tal funcionará esto? Desde llevarle un ponche a quien no lo espera, a llevar un obsequio a aquella persona que conocemos poco pero que puede llevarnos a lugares insospechados. Mindfulness, todo el tiempo.

      Una actitud mindfulness en estas festividades puede ayudarnos a que sean más disfrutables y sí, hacerlas inolvidables.

Meditación - Mi madre

- 14 dic 2016 -
Entremos a un lugar donde podamos tener privacidad. Tomemos una posición cómoda y cerremos nuestros ojos. Ahora concentrémonos en la respiración, escuchando y sintiendo cada inhalación y exhalación al tiempo que sentimos en cada movimiento un descanso en nuestro cuerpo. Si escuchamos ruidos externos, o viene algún pensamiento que nos distraiga, sólo decirle “gracias” y dejarlo ir. Continuamos unos minutos más.

Ahora visualizamos a nuestra madre, sus hermosos ojos, sus brazos y recordamos aquellos momentos que vivimos a su lado, desde la concepción, el nacimiento, aquel momento en que sentimos el primer aliento de vida en nuestros pulmones, y sus brazos que nos protegían, sentíamos que su cuerpo era nuestro cuerpo, su aliento era nuestro y todo aquello que hizo por nosotros para que creciéramos y pudiéramos seguir vivos.
Ahora comparamos esto con las imágenes de odio, rencor, reclamos, rechazo que hemos tenido con ella. ¿Los errores que tuvo son acaso más fuertes que el amor que nos dio desde pequeños? ¿Qué queda de ella después de esas imágenes pobres, tristes y petulantes? La reducimos a ser la más insignificante.
¿Qué nos da fuerza, estas imágenes de odio y reclamos?, o aquellas donde recordamos su ternura, amor y años de dedicación hacia nosotros.
Miremos sus ojos y digamos: ¡Querida mamá, hoy te veo, lamento mucho haberte juzgado tan duramente! Visualizamos sus brazos completamente abiertos hacia nosotros, nos arrojamos hacia ella y le decimos : Gracias por la vida mamá!